Consejos sabios de las abuelitas que deberías aplicar

Consejos sabios de las abuelitas que deberías aplicar

Las abuelas siempre tienen razón. Puede parecer que “vivieron otra época” que “las educaron diferente” pero son mujeres y ya pasaron por ahí. Aquí te van algunos de sus consejos que vale la pena seguir:

- Nunca es tarde para hacer algo que te gusta o para empezar algo nuevo. Te lo dice alguien que ya cumplió 76 años y está empezando un negocio.

-Llegar tarde crónicamente es una forma de arrogancia (a menos que te estés muriendo, tu tiempo no es más valioso que el de los demás).

 

segundo embarazo

 

-Escoge tus batallas.

-Ríete mucho, cada vez que puedas. Es la mejor medicina.

-Cuida a tus amigas. En un estudio reciente de Stanford, se comprobó que la felicidad de las mujeres depende de que tenga buenas amigas (la de los hombres que escojan una buena esposa).

 

 

-Sigue tu corazón pero no se te olvide llevar a tu cerebro.

-Si es importante para ti, vas a encontrar la forma de hacerlo. Si no es importante, vas a encontrar una excusa.

-El chisme es tóxico. Es una tendencia natural que sirve a un propósito legítimo, el de conectarte con  otras personas relacionándote con ellos sobre eventos actuales, pero te deja vacío.

-Esta es tu única vida. No es un ensayo. ¡Disfrútala!

- Resiste la tentación de cortarte mucho el pelo. El pelo corto es adorable. Pero tienes que controlar el impulso de cortártelo cuando lo que buscas es un cambio en tu vida. Al día siguiente, todo va a seguir igual, excepto tu pelo.

-Nunca, NUNCA, le hables a un hombre, deja que él te busque (también si estas casada) y se la primera en colgar.

 

 

-Internet no es un lugar para obtener un diagnóstico médico. (Ésta es de una abuela moderna). ¡Háblale a tu doctor!

-Si no lo has usado en un año: regálalo.  (A menos que estés embarazada, se trate de tu vestido de novia o de joyería). Es una buena regla para limpiar y para donar.

-Si pones a prueba a una persona, va a fracasar. No lo hagas.

-Hay un momento en una discusión en que te das cuenta que estás mal, en ese momento: ¡deja de discutir!

-Si no es un problema, no lo hagas un problema. No la armes de tos. ¡Disfruta la vida¡ Ésta es de mi abuelo.

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

MÁS TIPS PARA TI

MÁS TIPS PARA TI