¿Puedo dar cereales a mi bebé? ¿De qué tipo?

iStock

iStock

¿Puedo dar cereales a mi bebé? ¿De qué tipo?

Tengo una amiga que recién tuvo a su bebé y me preguntó, por mi experiencia como mamá, si le podía dar cereales a su peque. La respuesta es sí, pero no cualquiera. A partir del sexto mes los bebés pueden empezar a consumir alimentos sólidos. Hay cereales infantiles especiales para bebé que son una buena opción porque vienen fortificados, pero debes ir paso a paso. 

Para que no fuera solo mi experiencia, me acerqué con la nutrióloga Regina García De Alba, gerente de marca Nestum, quien me explicó cómo integrar alimentos sólidos a los bebés y qué tipo de cereal nos conviene.

"Cuando empezamos a dar alimentos sólidos tenemos que cuidar mucho con qué sabores y texturas comenzamos. Hay que estar atentas a cómo le cae ese alimento a su estomaguito porque  eso nos ayuda a detectar alergias", me dijo Regina. 

Incorpora primero las verduras

La experta me comentó que lo más recomendable es incorporar primero verduras y frutas y empezar con una sola variedad.

“Podemos comenzar, por ejemplo, con chayote. Le damos chayote tres días y luego vamos añadiendo otra verdura o fruta. Hay que tener en cuenta que los bebés están acostumbrados a que su comida sea líquida, así que debemos darles primero papillas y ya que se acostumbren a ellas empezar con trocitos”

Regina García De Alba  me explicó que es importante insistir a los bebés con los alimentos. Es decir, si no aceptó a la primera el chayote, tenemos que seguir dándoselo otro día y no pensar que, como no le gustó, ya no lo va querer  nunca: “Al momento en que le introducimos los alimentos a los pequeñitos no lo han probado, y no saben cómo saben. La recomendación es no solo darle a probar una vez, más bien tenemos que darles de probar hasta ocho o nueve veces ese mismo alimento. El bebé reconoce esa textura y se va acostumbrando a ella”.

Ablactación

¿Y le podemos dar cereales?

Sí, pero especialmente creados para ellos: “Cuando comenzamos con las papillas también podemos integrar cereales. Los cereales infantiles fortificados, a diferencia de una avena normal que encontramos en el súper, vienen enriquecidos tanto con hierro como por zinc, nutrientes que son muy importantes para el desarrollo del bebé. La ventaja es que con muy poco alimento se pueden conseguir muchos nutrientes. Recordemos que el estómago del bebé es muy pequeñito, así que debemos darle lo que realmente aproveche”.

“Otra ventaja es que tienen fibra. La fibra les permite tener buena salud digestiva, van fortaleciendo su flora intestinal. Además, son hidrolizados, de fácil digestión y no le den cólicos. No es lo mismo un cereal hecho especialmente para los bebés, porque está diseñado para su estómago que apenas está madurando, que uno que también consumimos nosotros”, apuntó la especialista.

¿Qué porción de cereal es recomendable?

De acuerdo con Regina García De Alba, la recomendación es darle 15 gramos (tres cucharaditas)  dos veces al día.  Podemos acompañarlo con frutas y verduras.

“Los cereales infantiles fortificados como Nestum no contienen azúcar añadida, buscamos que los bebés conozcan los alimentos como son y esto a la larga genera buenos hábitos. Si de chiquitos les damos azúcar o sal se acostumbran al sabor”,  dijo Regina.

Ojo, y esto va para bebés, niños y adultos, la alimentación debe ser balanceada e incluir los diferentes grupos de alimentos.  Es muy importante que el médico guíe el proceso de ablactación porque responderá todas las preguntas que tengas, además de que podrá  hacer chequeos minuciosos y detectar si algún nutriente hace falta.

¿Pueden comer cereales?

No te pierdas:

Papillas para bebé

 

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI

MÁS TIPS PARA TI