Los niños felices necesitan hacer ruido, saltar y reír a carcajadas

Los niños felices necesitan hacer ruido, saltar y reír a carcajadas Foto: iStock

Los niños felices necesitan hacer ruido, saltar y reír a carcajadas Foto: iStock

Los niños felices necesitan hacer ruido, saltar y reír a carcajadas

Mi mamá siempre decía que si un niño pequeño está callado, sin jugar, entonces hay que preocuparnos porque  algo le pasa.  Un niño feliz hace ruido, salta, ríe, juega, es inquieto.

 

La risa franca de un niño

Cuando un niño se la pasa bien su risa es franca, abierta y ruidosa. Ellos no se preocupan por el “qué dirán”, por el contrario, manifiestan su alegría y sí, a veces eso puede ser “molesto” para algunos adultos.

Si quieres criar hijos felices debes aprender a disfrutar de su “escándalo”. Habrá veces que te irrite, cuando tú necesitas estar concentrada y no para de hablar, cuando agarra una olla y la golpea fuertemente con una cuchara, cuando grita para llamar tu atención…

 

A todas nos pone nerviosas cuando el ruido es demasiado estridente, pero tienes que comprender que es parte de su desarrollo, a través del juego está ensayando se creatividad, estimula su imaginación, aprende a equivocarse y a interactuar con el mundo en el que vive.

Un niño feliz hace ruido

Un niño sano y feliz expresa sus emociones sin temor: llora fuerte, grita, ríe a carcajadas, se emociona, platica, hace mucho ruido.

La buena educación no está reñida con el juego

Pero ojo,  dejar que tu niño haga ruido, se exprese y siga conociendo el mundo a través del juego no quiere decir que críes un niño grosero y desobediente, los papás debemos tener muy claro que somos las guías y el apoyo de nuestros hijos.

Nosotros les enseñamos los límites, la diferencia entre un juego o travesura y una maldad que debe ser reprendida. Es importante que aprendan normas para que estén seguros y puedan convivir con los demás.

 

Por ejemplo: “sí puedes hacer tu casita en la sala, pero no te acerques a la cocina”. “Sí puedes jugar futbol, pero no dentro de la casa”, “Sí puedes jugar con tus primos, pero recoge tus cosas cuando termines”. La buena conducta no está reñida con el juego libre.

¿Qué necesitamos? La palabra clave para todas las mamás es PACIENCIA. Trata de comprender las necesidades de tu pequeño, ten en cuenta que un niño feliz es inquieto, no lo quieras ver todo el día sentado frente a un dispositivo electrónico.

Deja que desarrolle sus habilidades sociales, de comunicación, de autonomía y de control a través del juego, deja que desarrolle su inteligencia, deja que sea feliz.

 

No te pierdas:

Planes divertidos para niños

Fiestas temáticas para niños

Cuentos para niños

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI