19 razones por las que perder peso después de tener un bebé NO es fácil

19 razones por las que perder peso después de tener un bebé NO es sencillo

19 razones por las que perder peso después de tener un bebé NO es sencillo

19 razones por las que perder peso después de tener un bebé NO es fácil

¿Por qué es tan difícil bajar de peso después de convertirte en mamá? El blog Scary Mommy nos da 19 razones por las que perder peso después del parto NO es fácil:

 

1.    Tener a un bebé literalmente cambia la forma de tu cuerpo. Parte de que los pantalones que uses sean una talla más grande se debe al ensanchamiento de tu pelvis y cadera.

 

2.    Cuando les decimos a nuestros hijos que deben terminar toda la cena, claro está, debemos poner el ejemplo.

 

3.    ¿Quién podría negarse a comer un delicioso cupcake, incluso si ya está mordido o lamido por tu bebé?

 

4.    Por todos esos deliciosos Nuggets de pollo.

 

5.    Hacemos tantas actividades agotadoras y relacionadas con la maternidad que para el final del día estamos demasiado cansadas para hacer algo más que tirarnos en el delicioso sofá.

 

6.    Cuando pasamos de 10 a 12 horas trabajando, las comidas rápidas pueden ser una gran tentación.

 

7.    Y sí, a vece caemos en ellas.

 

8.    A veces, lo único que queremos escuchar es que de merienda habrá pizza para comer.

 

9.    Es difícil tratar de llevar una dieta exclusiva en smoothies cuando tienes que alimentar a una familia entera que ama la carne.

 

10. A veces, encerrarnos en el clóset con una bolsa de nuestras golosinas favoritas puede hacer que no perdamos la cabeza con tantos pendientes que tenemos por ahí.

 

11. Los niños tienen fiestas de cumpleaños, lo que significa que deberás probar lo que les preparas.

 

12. Es nuestra obligación percatarnos de que los dulces que los niños consuman en Halloween sean seguros para ellos.

 

13. A veces, la elección que hacemos de vino tiene muchas más calorías de las que imaginamos.

 

14. Estamos tan ocupadas haciendo el desayuno para todos que, cuando menos nos damos cuenta, olvidamos que de las prisas ni si quiera probamos el desayuno.

 

 

15. Una vuelta a la heladería puede ser el mejor remedio para los huesos rotos de nuestros hijos (por andar trepando árboles) y una forma de hacernos sentir mucho mejor a las mamás (¡más azúcar por favor!).

 

16. Los pequeños tienen mucha comida por consumir, aunque nunca se terminan los platillos, así que alguien tiene que comérselos por ellos.

 

17. Cuando nuestros pequeños venden Kripsy Kremes o galletas para recaudar fondos, necesitamos apoyar su espíritu emprendedor y por eso, les compramos gran parte de su mercancía (que luego comeremos).

 

18. Siempre habrá un snack de cualquier tipo en nuestras bolsas (¿a poco no?).

 

19. Nos negamos rotundamente a mantener estándares de belleza inalcanzables que, por ejemplo, muestran a las famosas perfectas en bikini a tan solo unos días de ser mamás.

 

 

Los kilos de más que nos deja el embarazo son normales, naturales e inevitables, así que tenemos que lidiar con ello. Así que… ¡Disfruta de esta etapa al máximo!

 

 

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI

MÁS TIPS PARA TI