Soñando mariposas y alas amigas: el arte contra el abuso sexual infantil

La sede de Soñando Mariposas está en Río Churubusco número 376. Foto: Paola Hidalgo

La sede de Soñando Mariposas está en Río Churubusco número 376. Foto: Paola Hidalgo

Soñando mariposas y alas amigas: el arte contra el abuso sexual infantil

Las iniciativas Soñando Mariposas y Alas Amigas se crearon hace tres años para prevenir, tratar y dar seguimiento al abuso sexual infantil. Este equipo, que tiene al arte como punto de partida, comienza una nueva etapa con la apertura de Alas Teatro, casa ubicada en Coyoacán, que acaban de recibir en comodato por un año.

Su labor es muy importante, por eso te comparto esta información que vi en Excélsior. 

Tras ser reconstruida por la comunidad, Alas Teatro (Arte, laboratorio y activismo sociocultural) abrió ayer sus puertas con una larga jornada de actividades: exposición de dibujos infantiles, música ranchera, conciertos, espectáculos de clown, narraciones orales, cortometrajes, danza, teatro y malabares.

Vivaldina Jaubert, fundadora y directora de estos proyectos, comentó que esta sede ofrecerá diversos talleres, conferencias y encuentros entre profesionistas y niños víctimas de abuso.

México, según datos de la OCDE, está a la cabeza en la problemática del abuso sexual infantil, y también en la creación y distribución de pornografía infantil; el crimen que genera más recaudación de ingresos, después del tráfico de armas, es la trata de personas”, explicó.

Agregó que los abogados, sicólogos y artistas que están detrás de este movimiento buscan “tejer humanidad. Ante esta problemática, generamos un andamiaje de prevención, urge informar a la población sobre las características del abuso infantil”.

En la mesa de apertura, el periodista Antonio Heras dijo: “Cuando hay un abuso contra un niño, hay un abuso a la sociedad, a la familia, a nosotros mismos. Es un espejo que poco nos gusta ver, pero lamentablemente ahí está. Sin embargo, ahí está también la posibilidad de rescatar, darles alas a aquellos que han sido víctimas”.

La artista Hilda Valencia leyó el texto Buscando mis alas y ratificó su fe en que “el arte mueve conciencias y sana heridas. Nuestra niñez es el eslabón más vulnerable y la fuerza de crear un futuro. Por ello, Soñando Mariposas, y ahora Alas, es imprescindible para lograr lo imposible”.

El equipo invitó a los ciudadanos a ser voluntarios, y a las víctimas de abuso a acercarse a Soñando Mariposas.

Vía Excélsior

 

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI

MÁS TIPS PARA TI