12 propósitos sexuales para Año Nuevo

iStock

iStock

12 propósitos sexuales para Año Nuevo

El sexo forma parte de nuestra vida y es tan importante como llevar una alimentación balanceada, hacer ejercicio, dormir bien, verte linda o practicar tu bienestar emocional. ¿Cómo te fue este año en ese sentido?

Ya sea que simplemente quieras reforzar el buen sexo que tuviste este año o que desees derribar obstáculos que te impidieron una sexualidad placentera, te sugiero que también lo incluyas en tu lista de propósitos o, porque no, crees tus 12 deseos sexuales para el año que está por comenzar.

Propósitos sexuales de año nuevo

Que te parece si…

1. Derriba bloqueos y tabúes

Suena elemental, pero si no das este primer paso será muy difícil que puedas avanzar. Comienza el año liberándote de todo aquello que te frena. Por ejemplo, algunos pensamientos como: “Me siento gorda”, “No lo merezco”, “Es pecado”, “Tengo pena de que me vea desnuda”...

No es fácil porque, a veces, ni siquiera nos damos cuenta de que tenemos un bloqueo que nos impide disfrutar. Puede ser algún bloqueo cultural, algo que te dijeron tus padres (“Una señorita no hace esas cosas”, “Es sucio”), alguna creencia religiosa (“Es sólo para procrear”, “Si disfruto me voy al infierno”) o problemas no resueltos con la pareja (pleitos, infidelidad no resuelta).

Lo primero es identificar el bloqueo o tabú que te impide gozar. Platícalo con la pareja y si necesitas ayuda profesional, no temas ir a un especialista (no ir es otra forma de sabotearte).

2. Incrementa tu frecuencia sexual

¿Cuántos años llevas con tu pareja’ ¿Recuerdas la pasión que sentían al inicio? Es cierto que el amor se va transformando, pero también es verdad que pueden reconectar sexualmente todas las veces que quieran.

Retoma las cosas que hacías con él cuando eran novios. A veces el trabajo o los niños nos hacen olvidarnos que también somos pareja. Reactiva la pasión en tu relación y volverá la libido.

Toma la iniciativa, no te quedes esperando a que algún día regresen los encuentros sexuales, da un paso más allá y búscalos tú. Es fundamental que expreses lo que quieres, qué te excita, cómo, de qué manera y con qué intensidad.

Suena a cliché, pero es cierto, la comunicación hará que la conexión con tu pareja sea mayor y más sincera.

3. Cumple alguna fantasía sexual

Las fantasías sexuales nos ayudan a estimular nuestra imaginación y a aumentar la libido. Sin embargo, hay fantasías que quiero llevar a cabo y otras que sólo funcionan en nuestra mente.

Por ejemplo, si tienes la fantasía de hacer un trío, pero eres muy celosa y no podrías superar una “infidelidad”, tal vez no sea buena idea “compartir a tu pareja”.

Analiza tu fantasía y si la respuesta es sí, el siguiente paso es ir de menos a más. No cruces límites que te pongan en riesgo emocional. Es decir, si los dos están de acuerdo en el trío, antes de hacerlo prueben ir a un bar y ver cómo reaccionan si la pareja coquetea con otro y así paso a paso.

4. Lograr un orgasmo o más

Parece increíble, pero solo el 30% de las mujeres llega al orgasmo. La regla para lograrlo es conocerte a ti misma, saber dónde sientes rico. La masturbación es un aliada para descubrirte. El primer paso es tener un orgasmo sola y luego comunicar a la pareja el camino para lograrlo.

5. Rompe la monotonía sexual

Haz pequeños cambios. Por ejemplo, un mensaje sexy a la pareja, algún juguete sexual…. ¡por supuesto que es válido! No necesitas comprar un enorme dildo o fingir ser alguien más, pequeñas cosas empezarán a hacer la diferencia en tu relación.

Incluso cambiar de escenario para tus encuentros sexuales es motivante. Si ya probaste en todos los rincones de tu casa (la cocina, la sala, el garage, etc), intenta salir de vez en cuando a un hotel.

Un tip, las cosas pequeñas también hacen diferencia. No necesitas llegar con un látigo y una máscara de látex, simplemente cambiar de posición ya le da una variante.

6. Atrévete a sentirte sexy

Tiene que ver con el punto anterior, pero es importante. Durante el sexo no importa si tienes kilitos extra, si tienes estrías o lo que pienses que debe hacer una “fiera sexual”. Atrévete, esa es la palabra.

Cada una de nosotras tenemos nuestra propia definición de sexy: la textura de una tela, un color, un ambiente, un aroma. Sexy no es el cliché de usar tanga y tacones altos. Si algo te hace sentir incómoda, no es para ti, busca lo que vaya de acuerdo a tu personalidad y atrévete.

 

7. Ver una película porno con tu pareja

Antes de llevar a cabo este propósito una aclaración. Las películas porno son entretenimiento y deben ser entendidas como tal. Es decir, si ves una telenovela sabes que eso no es real, lo mismo sucede con las cintas xxx.

Los hombres y mujeres “normales” no tenemos esos cuerpos, no nos excitamos tan rápido, no duramos horas y horas durante el sexo con miles de orgasmos en un solo encuentro.

Por lo regular, necesitamos cercanía, conexión y cariño. Sin embargo, el porno puede ser excelente estímulo en pareja. Puede darte ideas para juegos de roles, nuevas posturas e incluso te ayudará a abrir el tema sexual en la conversación y verlo con mayor naturalidad. Velo en su justa dimensión y será enriquecedor.

8. Cuídate a ti y a tu pareja

Ya sea que tengas pareja estable y no quieras niños de por medio, o que tengas encuentros ocasionales, la seguridad es fundamental.

Si alguna vez te “saltaste” el preservativo el año pasado, tómalo como un recordatorio para que este año no lo olvides jamás. Lo ideal es la doble protección, algún método hormonal rutinario (anticonceptivo oral) y condón, porque éste último es lo único que te puede proteger de enfermedades de transmisión sexual. Disfruta, pero con responsabilidad.

9. Procura tu salud física

Llevar un estilo de vida saludable (dieta sana, ejercicio, buenos hábitos) también influye en tu sexualidad. Obviamente tendrás una mejor condición física para realizar las posturas que se te antojen, pero también ten en cuenta que debes acudir a revisiones periódicas y estudios de rutina: papanicolau y colposcopia.

 

10. Descubre tu punto G

No, no es un mito. El punto G sí existe. La forma más fácil de descubrirlo es con ayuda de la pareja. Y no es un punto en específico, sino toda una zona.

Pídele que meta los dedos delante de la vagina hasta sentir las paredes. Las paredes vaginales son lisas y en la zona del punto G presentan una consistencia rugosa. Su estimulación debe ser de manera vigorosa, como rascando.

 

11. Beso de lengua, ¡nunca lo olvides!

Hay parejas que siguen teniendo un sexo estupendo con el tiempo, pero hace años que no se besan. La verdadera intimidad se percibe en el beso profundo y la intimidad que conlleva. ¿Hace cuánto que no se dan un beso de lengua?

 

12. Descubre su punto P

Este es el propósito más difícil porque no depende de ti sino de él y es un tema realmente escabroso para los varones. El punto P no es otro que la próstata, la cual también tiene una respuesta fisiológica.

Cuando los hombres estimulan la próstata tienen una erección, no tiene nada que ver con su preferencia sexual, es simple anatomía masculina. Pero a ellos les cuesta mucho trabajo atreverse a experimentar por ahí porque temen “perder o poner en duda” su hombría.

Como el punto G, el punto P es una zona muy sensible y que puede ser placentera. Pero obviamente no vas a entrar sin permiso, para llegar necesitan platicarlo. Si decide dar el paso también debe ser poco a poco, con lubricante, uñas bien recortadas y de forma paulatina. Ojo, ellos tienen el mismo derecho que tú a decir NO, así que no te ofendas si es algo que no quiere hacer.

Deseos sexuales de año nuevo

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI

Entre Amigas
17 loves

MÁS TIPS PARA TI