'Un lugar en silencio', ¿a qué le temes? (RESEÑA)

Reseña SIN SPOILERS. 'Un lugar en silencio'. Imagen: Paramount Pictures

Reseña SIN SPOILERS. 'Un lugar en silencio'. Imagen: Paramount Pictures

'Un lugar en silencio', ¿a qué le temes? (RESEÑA)

El cine comercial de horror estadunidense atraviesa por una etapa de renovación, de la mano de (increíble pero cierto) ¡comediantes televisivos!

Prueba de ello es Un lugar en silencio, un filme que te recomiendo muchísimo si es que te gusta la adrenalina y quieres revivir "gustosamente" tus más profundos miedos. 

Jaja ¿Suena a masoquismo, verdad? Pues si te atreves, te invito a que encargues a los peques con su abuelita y te lances. Aquí te van varios "por qué sí verla". 

Un filme de terror inteligente

Jordan Peele, curtido en las filas de Mad TV y Comedy Central, recién se llevó el Oscar a Mejor guion original por ¡Huye!, mezcla de horror y comedia que se erigió como una de las películas más inteligentes de 2017.

Siguiendo un rumbo similar al de Peele, llega ahora John Krasinski —ubicado por aparecer en comedias románticas y en series como The Office— con su tercer largometraje en la silla de director, Un lugar en silencio, estupenda combinación de géneros y estilos que, nos atrevemos a decir, se colocará sin problemas como una de las mejores películas de 2018.

De qué trata

El mundo está devastado. Criaturas que reaccionan con el sonido exterminaron a casi toda la humanidad, y las pocas personas que quedan viven escondidas y realizando sus actividades en casi completo silencio.

En este panorama, una familia lucha día a día por su supervivencia y cada integrante aprenderá de la pérdida y el dolor, a la vez que encara sus miedos personales ante la constante amenaza de las bestias.

 

Entre el drama y el terror

Un lugar en silencio es una película de horror, pero Krasinski —quien también la coescribió— la instala en un ángulo que se alimenta del drama y del coming-of-age, y que se apega en ejecución a la promesa del título.

Así, Krasinski explota el histrionismo de su reparto en un ejercicio casi desprovisto de diálogos, para arrojar en pantalla la emoción humana reducida a su condición más elemental, aquella que atiende a apegos, al miedo y al instinto de supervivencia.

Explora los miedos más comunes (y paralizantes)

Miedo a lo desconocido, a la muerte, a la pérdida, a crecer, a la maternidad y al statu quo son solo algunas de las lecturas que ofrece Un lugar en silencio, película que sirve como recordatorio de que el horror (así como la ciencia ficción) es ideal para exponer preocupaciones sociales a partir de las figuras metafóricas.

Más allá de cualquier afán interpretativo, estamos ante un filme de horror que funciona en absolutamente todos los sentidos, y que se las ingenia para mantener al espectador en una tensión indispuesta a ceder; el tipo de producto que se esperaría de alguien que domina el género, no de alguien que apenas debuta en él.

Mención aparte requieren las actuaciones del mismo Krasinski y, sobre todo, de Emily Blunt —su esposa en la vida real—, quien con su rango interpretativo, limitado a las gesticulaciones que la premisa exige, lleva al espectador por un viaje de sensaciones y emociones que se planta bajo la luz del empoderamiento femenino.

Un lugar en silencio es tensión y emotividad, entretenimiento y reflexión, un ejemplo de que el cine de horror también puede ser cerebral, sin que ello implique olvidarse de asustar a la audiencia. Y es desde este momento una de nuestras películas favoritas de 2018.

Calificación: 10/10
Un lugar en silencio (A Quiet Place)
Año: 2018
País: Estados Unidos
Dirección: John Krasinski
Guion: John Krasinski, Bryan Woods y Scott Beck
Elenco: John Krasinski y Emily Blunt

 

*Imágenes: Paramount Pictures.

Vía Daily Trend

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI

MÁS TIPS PARA TI