Confesiones de mamá: El tercero crece en maceta.

¿Será cierto que el tercer hijo te agarra cansada?

¿Será cierto que el tercer hijo te agarra cansada?

Confesiones de mamá: El tercero crece en maceta.

Como saben tengo 3 hijos; de 12, 10 y 6 años y como se darán cuenta el último fue un poco pilón: llegó a mi vida para darle felicidad y ¿por qué no? sacarme canas verdes.

 Eso que dicen de que el tercer hijo crece en maceta tengo que aceptar que es totalmente cierto. Con los primeros dos la verdad es que era una mamá súper dedicada, firme, consistente, paciente, etc… Con el tercero, yo no sé si es que ya me agarró cansada o que las responsabilidades se van multiplicando, pero el hecho es que no ha recibido la misma atención que los primeros dos.

Nos sentamos a comer a la mesa y ya no soy tan estricta con los modales, si quiere ver videos en Youtube lo dejo con tal de que esté tranquilo un rato y, si no se quiere peinar paso olímpicamente de pelearme.

Por supuesto que toda la experiencia del kínder me da una flojera impresionante: evito ir lo más posible, no me hago amiga de las mamás, y desde luego que hago hasta lo imposible por no ir a las fiestas infantiles. ¿Resultado? No tiene mucha vida social y va a pocas fiestas.

 Ya sé, ¡pobrecito!, no le tocó tan buena mamá como a sus hermanos, y créeme que me siento muy culpable. Cada vez que hay algún problema de disciplina pienso que si hubiera estado más presente eso no estaría pasando, si no se come las verduras estoy convencida que es por mi culpa por no haberle dedicado más tiempo cuando empezó a comer sólidos, y pensamientos como ese tengo 10 al día.

 

Sí, mi pequeñín es un desastre y me saca canas verdes.

 

Ahora, el otro lado de la moneda, es que es un niño mucho más independiente, seguro de sí mismo, y que se las arregla muy bien solo. Claro que es un niño más difícil, pero tal vez es de esperarse cuando creció defendiendo de dos hermanos y que además le enseñaban todo tipo de cosas muy avanzadas para su edad.

 Total que, vivo derretida de amor por él y desesperada porque no lo puedo controlar. Recriminándome constantemente que no le dedico más tiempo, y al mismo tiempo buscando actividades que lo entretengan para yo poder hacer otra cosa.

 Así es la vida, los dos tendremos que aprender a vivir con lo que nos tocó. O ¿Tú crees que hay forma de cambiar esta situación? Escríbeme a sofiademama@gmail y dime lo que piensas.

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

Noticias frescas para empezar cada día

MÁS TIPS PARA TI