¿Cómo identificar un aceite realmente bueno?

iStock

iStock

¿Cómo identificar un aceite realmente bueno?

A mí no solo me gusta lo natural, también cuido mucho la calidad de todo lo que uso en casa: lo que como y lo que va a tener cualquier contacto con mi cuerpo. Cuando escojo mis aceites esenciales soy muy exigente.

Los aceites esenciales entran en contacto con nuestro cuerpo a través de la piel, con nuestros sistemas límbico y respiratorio a través del olfato, y algunos hasta se llegan a ingerir.  Y sus efectos pueden ser mucho más que solo relajarnos.

Mientras mejor sea la calidad del aceite, mayores y más potentes serán sus propiedades. Y al revés, cuando usamos un aceite que ha sido adulterado, sus efectos no serán tan buenos, sobre todo cuando le han agregado sustancias químicas sintéticas (créanme, existen aceites así).

En estos días es fácil comprar un aceite esencial, pero hay tantas marcas, tantos frasquitos, algunos muy bonitos, que es difícil escoger. ¿Cómo saber si el aceite que vas a comprar es de los realmente buenos? Te voy a compartir los mismos tips que les doy a mis alumnas y mis amigas para que puedas escoger muy bien.

 

Cómo elegir un aceite bueno

 

Lee la etiqueta. Esto es básico. Un buen aceite esencial debería ser 100% puro, y eso significa que tiene UN ingrediente: el aceite, nada más. Si en la etiqueta hay palabras como color, colorante, o fragancia, ¡suelta ese frasco y no lo compres ni de broma!

Fíjate en el nombre. Los aceites buenos suelen incluir el nombre en latín. Por ejemplo, el aceite de tea tree, en algún lugar de la etiqueta, o donde especifica “ingredientes” debería decir melaleuca alternifolia. (y nada más)

Envase de vidrio. Los aceites puros degradan el plástico, por lo que el vidrio es mejor que el plástico para conservarlos, en especial si es de color (ámbar o azul, por ejemplo). Uno de los cuidados mínimos de una marca que cuide sus aceites es utilizar envases de vidrio de color.

 

En qué fijarte al comprar aceites esenciales

 

Checa de dónde viene. Mi amiga Carmen llevó semillas de chile mexicano a España, y, cuando finalmente su planta dio chiles, ¡no picaban! Eso es porque las propiedades del suelo son diferentes; lo que le da su picor al chile está en el suelo, no en la semilla. De la misma manera, aunque la lavanda de Guanajuato pueda crecer, verse y oler muy bien, la planta no tiene las mismas propiedades que una lavanda de Francia o Bélgica. Las marcas más cuidadosas suelen brindar información sobre los lugares de origen de las plantas de las que extraen los aceites. Cuando las diferentes plantas vienen de diferentes lugares del mundo, es una buena señal.

Variedad de precios. Un aceite que parezca demasiado barato para ser bueno, seguramente no es tan bueno. Los aceites puros y con buen control de calidad tienen precios variables según el aceite. Por ejemplo, para hacer aceite esencial de limón simplemente hay que extraerlo de la cáscara, y se necesitan unos 35 limones para obtener 10 ml de aceite esencial puro de limón. Se necesita un kilo de flores de lavanda (que son muchísimas flores!) para obtener los mismos 10 ml de aceite esencial. Además, hay plantas que solo pueden cultivarse en una época específica del año. Sabiendo esto, es fácil comprender que los precios entre un aceite esencial y otro varían, a veces mucho.

Finalmente, es importante tener presente que, aunque hayas comprado el mejor aceite posible, sigue siendo importante saberlo usar, comenzando por diluirlo de acuerdo a la edad de quien lo va a usar.

Sigue a la autora en su página web

www.quieroaceites.com

Y sus redes sociales

facebook e instagram:   quieroaceites
 

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de Melodijolola.com

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI

Guapa y Sana
1 loves

MÁS TIPS PARA TI