Cómo hacer galletas de jengibre para Navidad (con tus niños)

Cómo hacer galletas de jengibre para Navidad (con tus niños)

Esta receta es especial para niños porque es muy sencilla. Galletas de jengibre, las tradicionales de Navidad. Checa cómo se hacen e inténtalo con tus hijos.

Recuerda que puedes darle infinidad de formas. La clásica es la de muñeco de nieve, pero también pueden ser estrellas, árboles, Santa Claus, Reyes Magos o incluso alguno de sus animales (elefante, camello y caballo). Atrévete a variar.

Galletas de jengibre

Ahora que tus hijos salgan de vacaciones aplíquense:

Necesitas…

Lista de ingredientes

260 gramos de harina

150 gramos de mantequilla

100 gramos de azúcar moreno

5 gramos de bicarbonato

1 cucharadita de canela en polvo

1 cucharadita de jengibre en polvo

1 huevo

Sal (una pizca)

80 gramos de miel (opcional)

 

Para decorar:

2 claras de huevo

400 gramos de azúcar glass

El jugo de medio limón

Cobertura de chocolate.

Colorante para alimentos

 

Utensilios que usarás

 

Papel de horno

Papel film (o bolsa de plástico)

Rodillo

Cortador en forma de hombre de jengibre, estrella o la figura de tu preferencia.

Guías para nivelar la masa (opcional)

Cómo hacer galletas de jengibre

Así se hacen las galletitas de jengibre

1. Tamiza tu harina (esto quiere decir que pases la harina por un colador o tamiz, de esta forma haces que quede más fina, sin grumos y salen mejor las galletas):

2. En un bowl agrega la harina tamizada con el azúcar morena, bicarbonato, canela, jengibre y una pizca de sal.

3. Bate un huevo y añádelo a los ingredientes secos. También incorpora la miel (busca una de sabor suave para que no compita con e jengibre).

4. En otro recipiente prepara tu mantequilla a punto de pomada, esto quiere decir que la metas al microondas hasta que derrita la mitad (unos 20 segundos), ahora con un tenedor bate hasta que se forme una mezcla homogénea. Espera unos minutos para que enfríe un poco y quede como crema. Y listo, este es el punto de pomada. No dejes que se enfríe mucho porque se volverá a hacer sólida y deberás empezar otra vez.

Otra forma de hacer tu mantequilla a punto de pomada es que utilices una batidora. Puedes ir agregando aquí los ingredientes secos y el huevo, pero yo prefiero manual, como quedan más caseras.

5. Agrega la mantequilla a tu mezcla de harina y huevo. Empieza a revolver hasta que te vaya quedando una masa homogénea. Involucra a los niños en todo el proceso, sobre todo aquí, les encantará amasar.

6. Una vez que tienes tu masa lisita, haz una bola y cúbrela con papel film (lo consigues en tiendas de repostería si no lo encuentras puedes usar un plástico) y deja reposa en el refri unos minutos. Recuerda que no debes trabajar la masa demasiado o te quedarán las galletas duras.

7. Cuando haya pasado tiempo, saca la masa y en una superficie lisa, amplia y fuerte espolvorea un poco de harina. Coloca la masa y estírala con un rodillo hasta que tengas aproximadamente un centímetro de espesor. Puedes usar guías para conseguir el grosor. Lo ideal es que vuelvas a meter la masa estirada al refri por una hora más. Si tienes prisa, métela al congelador por 20 minutos.

8. Pasado el tiempo de reposo, ve cortando la masa con tus moldes y colócalos sobre una bandeja forrada con papel de horno. Deja unos dos centímetros de separación entre una figura y otra.

9. Precalienta el horno a 180 grados centígrados, mete tus galletas a esa temperatura por 15 o 20 minutos hasta que estén doradas (te vas a dar cuenta en las orillas). Retíralas del horno y déjalas enfriar de preferencia en una rejilla. Ten cuidado de no hornearlas demasiado porque también quedan duras (jeje, me pasó)

10. Cuando las galletas estén bien frías decora a tu gusto. Hay muchísimas formas:

a) Funde el chocolate con el que vas a decorar (hazlo a baño María, moviendo constantemente para que no se te pegue). Ahora coloca un poco en el centro y agrega otra galleta arriba (así obtienes galletas rellenas).

b) Para la glasa: Bate dos claras a punto de nieve (usa una batidora o tenedor y bate fuerte hasta que quede esponjosa). Añade 400 gramos de azúcar glass y unas gotitas de jugo de limón, puedes agregar colorante. Bate hasta que quede como pasta de dientes. Usa tu preparación (glasa) para crear tus propios diseños. Hay “bolígrafos para glasa” que venden en tiendas de repostería, también puedes usar una bolsa pequeña.

d) En vez de usar azúcar glass puedes añadir color a chocolate blanco.

Preparación Galletas de jengibre

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

 

Suscribete a Me lo dijo lola para que te dé los mejores tips

MÁS TIPS PARA TI

A Comer y a Tomar
0 loves

MÁS TIPS PARA TI