Confesiones de mamá: Gracias a Dios mi hijo va a repetir año

Confesiones de mamá: Gracias a Dios mi hijo va a repetir año

Hace unos días tuve que ir al salón de Luis (5 años) para que me presentara todos sus trabajos del año y lo único que pude pensar al salir de la escuela fue: ¡Gracias a Dios va a repetir año!

Se supone que debería de ser padrísimo ver todo lo que tu hijo ha aprendido durante el año,  cómo ha avanzado, cómo ha crecido, etc… pero en lugar de eso yo veía sus trabajos y lo único que podía pensar es que definitivamente no está preparado para primero de primaria.

Lo que más me dolió fue ver que él no se sentía orgulloso de lo que había hecho, se notaba que se sentía inseguro de su capacidad y quería compensarlo con otras cosas como hacerse el chistoso o desviando la atención. Claro que esto no era novedad para mí, pero de todas formas me rompió el corazón verlo así.

Afortunadamente yo ya había tomado manos en el asunto y  me había asegurado que lo dejaran repetir año. Pero lo que me enoja, fue como tuve que luchar y la cantidad de cosas que tuve que hacer para lograr convencer a la escuela que lo mejor para él era quedarse un año más en kínder.

Para empezar es muy chiquito. Cumple 6 hasta el 27 de agosto, mientras que el resto de los niños que iban en su año empiezan a cumplir 7 a partir de septiembre. Además, ha tenido problemas de lenguaje con lo cual el aprendizaje se retrasa. Y, por si eso fuera poco ahora resulta que es probable que tenga ADD.

Pensarías que con todo esto la decisión era muy obvia, pero por lo visto para la escuela no lo era. Tuve que llevarlo con todo tipo de psicólogos y hacerle cualquier cantidad de estudios. Asistí fácil  a 10 citas con la maestra y la psicóloga de la escuela antes de que me creyeran que aún no estaba listo para primaria.

Lo más doloroso fue que durante mucho tiempo me hicieron sentir como una mala madre, insinuando que Luis no tenía el rendimiento que se esperaba porque yo era poco disciplinada en la casa y no le dedicaba suficiente tiempo. Te juro que una vez, literal, salí de una junta con la maestra llorando.

Ya no entiendo. ¿La escuela está para ayudarte o para complicarte la vida? Escribe a sofiademama@gmail.com y dime tú qué opinas.

¿Qué piensas?

Videos Recomendados

Tips de nuestra red

MÁS TIPS PARA TI

MÁS TIPS PARA TI